Skip to main content

Pese a las presiones que existen sobre la oferta del mineral, con un par de huelgas en Chile y Perú, prevalece la preocupación respecto al avance de la economía global.

El precio del cobre sufrió una importante corrección en la jornada del martes luego de retroceder un 2,1%, llegando a US$ 4,15 por cada libra, lo que representa su menor valor en casi dos meses, cuando el metal rojo se cotizó en US$ 4,10 el 21 de junio. Nuevamente la principal exportación del país se vio afectada por indicadores de China. Según explican analistas, las perspectivas de crecimiento del gigante asiático no son favorables, por lo que crecen las dudas respecto al comportamiento de la demanda del mineral. A esto se suman las restricciones de movilidad en el principal consumidor de cobre producto de nuevos brotes por la pandemia, lo que obligó a cerrar uno de los puertos más importantes del país.

Otro factor está relacionado con una reunión de los representantes de distintos bancos centrales del mundo en que se debiese definir un eventual incremento de las tasas de interés, lo que impactaría muy fuerte a la expansión vía créditos que se ha visto en los últimos meses y que ha favorecido la valorización de las materias primas. Los expertos apuntan a que el efecto de los temores asociados a una menor demanda ha prevalecido sobre el impacto de posibles interrupciones en la oferta del mineral, como pudo haber ocurrido con la negociación en Minera Escondida, o en momentos como los actuales, donde más de mil trabajadores de Codelco están en huelga en la división Andina.

Esto se suma a la paralización de un sindicato en Caserones y problemas en los accesos a una de las mineras más grandes de Perú. “Se está produciendo esta corrección en el momento en el que mayores disrupciones de oferta hay. El precio se define por muchos elementos, y lo que está pesando con mucha fuerza es el panorama macroeconómico, y la situación de la oferta no tiene la capacidad de revertir este panorama”, explica el director ejecutivo de Plusmining, Juan Carlos Guajardo.

Con todo, el precio promedio del metal en lo que va del año se ubica en US$ 4,16, pero se advierte que podría ser esta la señal de un comienzo de cambio de tendencia, produciéndose la corrección esperada para la segunda mitad del año. El jefe de análisis de la empresa de inversiones XTB Latam, José Raúl Godoy, explicó que “todo esto está generando una revisión a la baja en las perspectivas de demanda en las materias primas en general, y por sobre todo en el cobre, que junto al petróleo son los commodities más utilizados en la industria.

Técnicamente esperamos que el cobre siga dentro de su tendencia bajista, con objetivos de corto plazo hacia los US$ 4,0–US$ 3,8 por cada libra”.

Fuente: El Mercurio