Skip to main content

Expertos coinciden en la cautela de cara a cómo seguirán los precios.

El incremento del precio del cobre -que pasó de US$ 2,09 por libra el 23 de marzo del año pasado a US$ 4,86 por libra el 10 de mayo pasado-, gatillándose luego caídas y más vaivenes, fue parte del escenario que analizó ayer la Sociedad Nacional de Minería (Sonami) junto a la consultora internacional CRU para responder si está perdiendo fuerza el ciclo del metal rojo.

“Llama un poco la atención cuando uno piensa que hasta hace poco estábamos discutiendo si estábamos entrando en un superciclo del precio del cobre o no”, sostuvo de entrada el analista principal de la consultora internacional CRU, Erik Heimlich.

La consultora da la venia a la interrogante, dado que la producción está reaccionando positivamente y la demanda está un poco más débil que lo presupuestado. Esto, sumado al anuncio de China de liberar inventario estratégico para normalizar precios.

Según el experto, la trayectoria del precio ha estado impulsada por una combinación de factores como el cambio en la política monetaria de Estados Unidos frente a las perspectivas inflacionarias que ha tenido una repercusión en el dólar, provocando un efecto directo sobre los precios de los commodities. A ello se suma la reacción de China ante los altos precios de éstos.

El especialista detalló que ha habido históricamente numerosas oportunidades en que el gobierno chino ha entrado al mercado del cobre para adquirir reservas estratégicas, pero al menos en el metal, no había ocurrido que saliera a vender estas reservas para moderar un poco lo que veía como un ambiente un poco especulativo.

Con esto, agregó, ha habido una moderación de la demanda que es sobre todo una reacción al precio. “Estamos viendo esa tendencia a la moderación y eso es un poco lo que causó la caída en el precio y lo que va también a determinar la trayectoria hacia adelante”, dijo.

¿Fin del superciclo?
Por esto, desmarcándose quienes pronosticaban como un superciclo, recalcó que aunque el cobre es clave para la nueva economía, no se puede olvidar la moderación que está mostrando China: “Se está transformando. Está pasando por una serie de transiciones hoy que van a transformar profundamente el mercado y no hay alguien que vaya a tomar el lugar de China rápidamente”.

Para Heimlich, se ha continuado en un período de inventarios muy bajos y eso será determinante hacia el futuro, y ve hacia adelante también un progresivo fortalecimiento del dólar.

“El precio, en un escenario negativo, podría llegar fácilmente a los US$ 5 mil por tonelada. Es ahí donde está el piso del precio. No vemos eso sino una pequeña moderación, porque hay factores positivos que siguen presentes y sobre todo sigue estando muy bajos los inventarios y eso sostiene al precio del cobre”, aseguró.

Mientras, el presidente de la Sonami, Diego Hernández, sostuvo: “El precio que tenemos hoy es una demostración de que efectivamente el cobre tiene futuro, con una oferta y demanda equilibrada. Nos hemos dado cuenta que la oferta y la demanda está bastante balanceada”.

Consultada, la directora de Estudios de Vantaz, Daniela Desormeaux, no ve que el precio del cobre esté perdiendo fuerza.

“Siempre hemos dicho que estamos en un ciclo positivo, pero siempre hemos mirado esto con cautela. Los factores de riesgos están asociados al control de la pandemia”, dijo, agregando que “en la medida en que la oferta empiece a recuperarse, la demanda ya crece con menos impulso”.

En tanto, el director ejecutivo de Plusmining, Juan Carlos Guajardo, puntualiza que las condiciones son favorables para buenos precios y por un período prolongado, pero hablar de superciclo implica condiciones muy particulares. “Hay riesgo de una crisis relevante hacia mediados de esta década como resultado de las medidas para enfrentar la pandemia. Para este año veo que el peak de la actividad industrial ocurrió en la primera parte del año y, por ende, la segunda parte debiera ser con menor intensidad en los precios”, puntualizó.

Fuente: Diario Financiero