Skip to main content

El director ejecutivo de Plusmining considera que en el país existe una percepción errada sobre su real poder de mercado y capacidad de influir en los inversionistas.

“En el país hemos tenido grandes dificultades para avanzar en el tema del litio. Eso es una preocupación, porque efectivamente hemos perdido terreno y estamos desaprovechando una oportunidad”, advierte Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo de Plusmining, al ser consultado por el debate por el proyecto de licitación que impulsa el gobierno.

A su juicio, gran parte de esta problemática se origina en se ha forjado una opinión pública errada, sobre el real poder de mercado que Chile tendría respecto de este mineral, su capacidad para influir en los inversionistas y, así, alcanzar ciertos objetivos. Sostiene que hay que aterrizar estas expectativas, porque de lo contrario, va a existir siempre demasiada presión sobre cómo desarrollar esta industria, afectando el logro de resultados más concretos.

De hecho, señala que en los últimos años han surgido diversos proyectos de litio en diferentes lugares del mundo: África, Australia, Europa.

“Ciertamente Chile tiene grandes recursos, y de muy buena calidad, pero no significa que tenga un poder de negociación que le permita imponer reglas a los inversionistas”, subraya.

A su juicio, también como consecuencia de esta creencia errónea, se ha creado una expectativa muy alta respecto de la real capacidad de agregar valor a este mineral en Chile. “Se cree que por tener este recurso sería muy fácil producir baterías, o incluso autos eléctricos. Pero lo cierto es que desarrollar esa cadena productiva es un esfuerzo bastante significativo”, acota.

Guajardo añade que una de las consecuencias “indeseadas” del debate que se generado en torno al proyecto de licitación, es que “finalmente nos veamos envueltos en un proceso muy politizado”.

Consultado sobre si este clima podría repercutir en el resto de la actividad minera y, en particular, la del cobre, se muestra cauto. Porque si bien hace notar que son industrias distintas, por lo que esto no debería ser un riesgo, reconoce que “estamos en un periodo de tanta convulsión política y de cambios bastante profundos, que no se puede descartar nada”.

Fuente: Minería Chilena