Skip to main content

El experto traza la desafiante década que tendrá que enfrentar la industria minera y el proceso de transformación que deberán implementar, todo esto además en el medio del incierto clima político.

Por Tomás Vergara P.

Importantes desafíos son los que tendrá que enfrentar la industria minera local y mundial durante esta década, ante la creciente demanda que existe en los mercados, pero también frente a una cada vez más exigida oferta de metales, a los que se suman otros contra tiempos a nivel local.

Es en ese escenario que el director ejecutivo de la consultora Plusmining, advierte que estos desafíos van a empezar a ser muy notorios, por ejemplo, ante los problemas de crecimiento de la producción, que tendrá que enfrentar rezagos en el portafolio de proyectos, crecientes desafíos políticos y regulatorios para desarrollar la actividad.

“Si se mira esta realidad, con una demanda fuerte, pero la oferta tremendamente desafiada, ahí es cuando uno puede plantear o que las cosas se tendrían que hacer de manera distinta. Primero, con más tecnología, la minería tendrá que cambiar su enfoque extremadamente conservador y acelerar su disposición al cambio tecnológico; y segundo, tendrá que haber más trabajo en buscar soluciones sectoriales a los problemas, con temas como emisiones, relaves, o retención de capital humano”, señala Guajardo.

¿Qué tan apremiante es la situación por la que atraviesa la industria?
“Yo creo que los años que vienen pueden ser tremendamente desafiantes, y las crisis pueden estar a la vuelta de la esquina, y en muchos ámbitos. Reconociendo este diagnóstico, creo que se va a necesitar un esfuerzo significativo para resolver los temas y que probablemente vamos a estar enfrentando una serie de crisis en los próximos años”.

¿Entonces que se puede esperar? Porque todo parece indicar que se mantendrá una oferta pujante por minerales.
“Se pueden ver reacciones en los precios, pero ciertamente pueden gatillarse riesgos de sustitución del cobre, y es que ante problemas de abastecimiento, se generan más incentivos para sustituir el mineral, hay riesgos en esta etapa. Si un usuario ve que sube el precio lo puede absorber, pero si ve que es un cambio de precio y que no hay una respuesta de la industria en el horizonte, se va a poner nervioso, por eso la industria se debe preocupar de dar respuesta a los desafíos de mediano y largo plazo”.

¿Cómo puede aprovechar Chile esta situación?
“Primero hay que tener un diagnóstico adecuado, eso es lo más importante, la comprensión de qué es lo que se está enfrentando. El desafío es que estos problemas no son sencillos, tienen un alcance técnico de negocios internacional, por lo que cuando hay un proceso político en el país tan intenso, tiende a haber una tendencia a simplificar las cosas y buscar respuestas rápidas, y en este caso la industria no necesita eso, sino que necesita una comprensión profunda y soluciones de largo plazo. Veo que estamos en tiempos de cambios vertiginosos, sobresimplificados, cuando el diagnóstico es de largo plazo y de mucha complejidad, eso es lo más preocupante”.

En ese escenario ¿cómo ve la posibilidad de un nuevo royalty para la industria local?
“Veo claramente que existe un espacio para aumentar la contribución de la minería, pero obviamente, lo que no puede ocurrir o que la carga tributaria que se termine imponiendo, sobrepase la capacidad de la industria minera de absorberla, y es que el core de la industria es maduro, no es lo mismo que estar en una etapa inicial, donde se genera un nivel de renta más alto, ese es un tema importante. Si se quiere aprovechar realmente la oportunidad que está ofreciendo el mercado internacional, hay que atraer inversión. Entonces, si se sobrepasan ciertos límites en la carga tributaria total, se va a comprometer el desarrollo de la industria minera”.

¿Cómo se está preparando Plusmining para todos estos desafíos?
“Dado todo lo que está pasando, se ha tratado de años de bastante exigencia, por lo que la respuesta que intentamos dar pasa por fortalecer nuestro equipo, de manera multidisciplinaria, incorporando por ejemplo a cientistas políticos, y recientemente, alcanzamos un acuerdo de colaboración con Rodolfo Camacho, experto en temas de ESG, dentro de los que se consideran buena parte de los desafíos de la industria y que están haciendo que el desarrollo del negocio sea cada vez más difícil”.

Fuente: Diario El Mercurio