Skip to main content

Aunque en algún tiempo fueron los proyectos Pascua-Lama y Pachón los que se veían con mayor potencial para concretarse -con uno de ellos prácticamente construido-, ahora son iniciativas relacionadas a la canadiense Lundin las que están tomando fuerza. Tanto que sedujeron a la australiana BHP.

Por Natja Muñoz C.

¿Qué hay en el desconocido yacimiento Filo del Sol que puede llevar a la gigante australiana BHP a invertir millones de dólares en una iniciativa que está en las etapas iniciales de su desarrollo? Simple: básicamente un depósito que tiene el potencial -según sus dueños- de entrar en la categoría de los “super gigantes”.

Filo del Sol forma parte de un distrito minero en la frontera entre Chile y Argentina conocido como Vicuña, que lo integran también Los Helados y Josemaría. Ellos están siendo investigados por la canadiense The Lundin Group, un actor que tiene una serie de empresas en minería y petróleo & gas, entre ellas la que opera un depósito de cobre llamado Candelaria en el país del sur.

En una reciente presentación, Lundin relataba que la empresa tenía la afortunada posición de controlar el único depósito gigante de metales donde aún no tenían propiedad las grandes compañías del mundo: Vicuña.

Aunque el potencial de esa zona es conocido hace años, dado que hay una serie de iniciativas mineras en los alrededores, muchas no han tenido éxito en sus avances y, las pocas que han logrado desarrollarse, han tenido serias dificultades, por diversos factores, como las complejidades climáticas, la altitud de las iniciativas o las bajas leyes del mineral.

Sin embargo, Lundin comparó lo que han detectado en ese lugar a lo que anteriormente se ha hecho en Escondida, la mayor productora de cobre del mundo; o Chuquicamata y El Teniente de Codelco, que son de los yacimientos más longevos del orbe y que tienen para varias décadas más de funcionamiento.

Desde la década del 2000 que la canadiense está involucrada en el estudio de estos posibles yacimientos, donde hasta noviembre del año pasado se habían detectado 17 millones de toneladas de cobre, 29 millones de onzas de oro y 354 millones de onzas de plata. Según una presentación, los depósitos que caen en la categoría de súper gigantes, son los que tienen un rango de 10 millones y 31 millones de toneladas de cobre.

Paraguas binacional

De acuerdo a información de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), Vicuña es uno de los proyectos que caen dentro de la categoría binacional, entre este país del sur y su vecino Argentina. Así como ellos, hay otros más.

A fines de los años noventa, los presidentes Eduardo Frei y Carlos Menem impulsaron un tratado de integración a través de una fórmula para la explotación de minerales en las áreas transfronterizas de la Cordillera de Los Andes, el que tenía como objetivo principal facilitar el desarrollo de estas iniciativas. El documento se firmó en 1997, se complementó en 1999 y entró en vigor en el 2000.

Luego de eso se han suscrito protocolos específicos para las iniciativas, donde los vigentes son, además de Vicuña, Los Azules, Pascua-Lama -de la canadiense Barrick, pero que está paralizado tras problemas ambientales- y Pachón -de Glencore-, que tampoco tiene avances.

Estos últimos eran los más emblemáticos e incluso, en el primero de ellos se invirtieron más de US$ 5.000 millones en su construcción, la que terminó abruptamente en 2013 después que un alud dañara vegas andinas.

El tratado intentaba dar un camino de desarrollo a una nueva minería, que tendría entre sus características principales, el desafío de desarrollar yacimientos en zonas de cada vez más difícil acceso.

También hubo protocolos para dos iniciativas más, llamadas Las Flechas y Amos Andrés, pero éstos ya terminaron.

En la industria minera, el éxito del tratado ha sido cuestionada en varias oportunidades, primero porque han pasado más de 20 años y ninguna iniciativa se ha desarrollado y, además, porque no logró facilitar la resolución de algunos temas operativos entre ambos países de estas iniciativas.

Próximos pasos de los proyectos

Tras anunciar el ingreso de la minera BHP con cerca del 5% de sus propiedad, Filo Mining, una de las firmas junior ligada al grupo Lundin que impulsa la investigación en torno a Filo del Sol, detalló que tienen previsto hacer una campaña de exploración este año.

El depósito tiene un estudio de prefactibilidad desde 2019, pero ha ido detectando más minerales que han llevado a pensar a la empresa que el potencial es más grande.

Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo de la consultora Plusminig, explica que esta iniciativa de óxidos de cobre, podría producir aproximadamente 67 mil toneladas de cobre anuales, durante sus 13 años de vida, con lo considerado actualmente.

Respecto a Los Helados -donde también hay invertidos capitales japoneses-, que es estratégico dentro de Vicuña, por la cantidad de mineral que se ha detectado, también sigue avanzando en exploraciones. Además, en una presentación, la firma señaló que este año evaluarán opciones para optimizar el desarrollo desde el punto de vista de la ley del mineral, reducir el capital de inversión y los plazos.

El más avanzado es Josemaría en Argentina, el cual incluso la compañía pone 2026 como fecha probable para comenzar la producción. El año pasado se presentó el estudio para lograr permisos ambientales. En todas sus fases, implicaría inversiones por más de US$ 4.000 millones, según reportes de prensa local.

Finalmente está Los Azules, ligada a la canadiense McEwen, firma que ya opera algunos yacimientos en el mundo, sigue en etapa de exploración. En su página web destaca que es uno de los proyectos de cobre a cielo abierto de alta ley sin desarrollar más grandes del mundo, con un potencial de estar entre los 25 mayores productores de cobre del mundo, en el menor cuartil de costos.

A fines del año pasado, la firma detalló que quería avanzar en un estudio de prefactibilidad de la iniciativa, después de haber hecho una Evaluación Económica Preliminar. Además quería construir un camino que le permitiera acceder al lugar todo el año, dado que el actual solo lo permite del orden de cinco meses. Esto se terminaría en noviembre de 2022.

Además, estaba buscando financiamiento para la compañía, a través de una colocación privada de acciones, que es parte de una reestructuración societaria que hicieron el año pasado con miras a avanzar en este desarrollo.

Fuente: DFSud