Skip to main content

La libra experimentó un fuerte retroceso de más de 4% en la Bolsa de Metales de Londres.

El rally alcista del cobre, el mismo que ayer lo dejó en su segundo mayor nivel de la historia, tuvo un duro tropezón en la Bolsa de Metales de Londres. Claro porque la libra cerró las operaciones en el mercado spot con un retroceso de 4,61%, su mayor caída diaria desde el 4 de marzo pasado (-5,17%).

Con este resultado, no obstante, el precio promedio de la libra en el año subió a unos inéditos US$ 4,183, cifra que supera por mucho los US$ 2,80 de todo 2020.

Además, el precio acumula una ganancia de 31,25% en este ejercicio.

En las últimas semanas, el alza del valor de la libra ha ido de la mano con la crisis de energía y también con la fuerte caída de los inventarios

“La escasez de material es el driver principal reflejado en muy bajos niveles de inventarios. El spread a noviembre se disparó a más de US$ 1.000 el lunes y ahora está en alrededor de US$ 685″, Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo de Plusmining

“Si bien es cierto que los problemas logísticos explican parte de la escasez de material, también debe considerarse que se estima que una sola entidad controla entre el 50% y el 80% de los warrants de cobre de la LME, con lo cual los intentos de “apretar” (squeezing) al mercado tienen más probabilidades de éxito”, agregó el experto.

Goldman Sachs dijo que las existencias mundiales de cobre podrían alcanzar mínimos históricos para fin de año y, en ausencia de ajustes de mercado impulsados por precios más altos, “agotados por completo para el segundo trimestre del 2022″.

¿Bajará o subirá el precio?

Luke Nickels, economista de commodities de Capital Economics, estima que esta escasez de cobre puede aliviarse en el corto plazo, ya que las minas pueden aumentar la producción y los problemas de escasez de energía podrían facilitar un poco la producción refinada.

Sin embargo, su análisis enfría un poco las perspectiva para el precio el próximo año debido a las perspectivas económicas para China, que es el mayor consumidor de la materia prima del planeta y principal socio comercial de Chile.

“En contraste, es probable que la desaceleración de la actividad económica en China continúe en 2022, particularmente dentro del sector de la construcción, que es un usuario final clave del cobre. Como resultado, esperamos que los precios del cobre caigan en 2022, impulsados por la desaceleración del crecimiento de la demanda en China”, afirmó.

Aún así, Goldman Sachs tiene positivas perspectivas para el precio, apuntando a un valor promedio de US$ 4,33, por encima de los US$ 4,18 actuales y los US$ 4,22 contemplados en la última actualización del informe de finanzas de la Dipres. Ese valor escalaría hasta US$ 5,39 en 2022, US$ 5,44 en 2023 e incluso hasta US$6,35 en 2024.

Fuente: La Tercera