Skip to main content

De desatarse un problema mayor en las industrias chinas, podría verse afectada la demanda por el metal.

Con un retroceso de un 3% cerró ayer el precio del cobre, luego de caer en la Bolsa de Metales de Londres hasta los US$ 4,15 por cada libra, valor que se compara con los US$ 4,28 del viernes de la semana pasada. Esto se explica principalmente por la perspectiva de un incumplimiento de la deuda de la promotora inmobiliaria china Evergrande Group, lo que ha activado las alarmas respecto de la demanda en ese país. “La potencial quiebra de Evergrande induciría la caída en la cotización de los commodities metálicos, dado que China es el mayor importador de este tipo de materias primas del mundo. En el caso del cobre representa el 50% del consumo global. Actualmente, China genera el 18% del PIB del mundo, por lo que lo que ocurra con Evergrande generaría repercusiones a nivel global”, advierte el vicepresidente ejecutivo de Cochilco, Marco Riveros.

Los reguladores aseguraron que los pasivos de US$ 305 mil millones podrían generar riesgos más amplios para el sistema financiero de China si no se estabilizan, sobre todo para el rubro inmobiliario, que representa más de un 22% del total del consumo del metal en ese país. Los analistas apuntan a que de escalar la situación de Evergrande, se podrían desencadenar ventas masivas que provoquen un retroceso mínimo de 10% en el cobre, que incluso podría hacer caer al mineral fuertemente por debajo de los US$ 4. Sin embargo, también se prevé una importante reacción del gobierno chino, que podría considerar intervenir la compañía para evitar un descalabro mayor y que se vean afectadas otras industrias.

El caso adquiere especial relevancia debido a que entre un 18% y 25% del PIB de China estaría vinculado al sector inmobiliario, contando Evergrande con alrededor de 1 millón a 1,5 millones de departamentos en construcción, además de llevar la gestión de cerca de 2.800 barrios en más de 300 ciudades. El jefe de estudios de XTB Latam, Manuel Ugalde, advierte que “el caso configura un escenario un poco más negativo para el precio del cobre, en donde se ve un sector inmobiliario chino menos dinámico y una economía china aún más desacelerada producto del contagio que puede tener el colapso de Evergrande, que vendrá tanto por parte de los empleos perdidos como por un mayor riesgo sistémico que encarecerá el costo de financiamiento para las empresas chinas”.

Añadió que este nuevo shock a la demanda del cobre podría hacer caer fuertemente al metal rojo. El director ejecutivo de Plusmining, Juan Carlos Guajardo, añadió que “esta no es una crisis cualquiera, es una situación relevante, el problema podría ser que se generen cambios en los desarrollos inmobiliarios en el país”. Sin embargo, sostuvo que “creo que el gobierno va a evitar una crisis sistémica, pero va a aprovecharla en algunos de sus objetivos, como es el enfriamiento de las materias primas, reforzando la tendencia que se venía dando. Además, aprovechará de limpiar la relación entre los gobiernos regionales y los desarrolladores inmobiliarios. Veo un riesgo sistémico acotado, pero sí se van a reforzar tendencias que permitan mejorar el control de algunos aspectos de la economía”, resumió.

Fuente: El Mercurio