Skip to main content

La posibilidad de una caída de la gigante inmobiliaria china se dejó sentir en el precio del cobre a la baja y en el fortalecimiento del dólar.

Los temores de un colapso de la inmobiliaria china Evergrande crecen alrededor del planeta. Así lo acusan los tableros internacionales en la primera jornada de la semana, que partieron en Asia con caídas como la de 3,3% en la plaza hongkonesa, justamente donde la firma cotiza y se derrumbó este día 10,24%, acumulando un retroceso de 84,7% en lo transcurrido del año.

Desde ahí, las ventas se replicaron en Occidente, con descensos en torno a 2% en las bolsas europeas y de más de 1% en los principales indicadores de Wall Street. Por su puesto, la bolsa chilena se plegó a esta oleada roja y en la primera sesión de la semana post Fiestas Patrias el IPSA retrocedió 3,9%. Lamentablemente, esta no es la única forma en la que la crisis de Evergrande se deja sentir en nuestro país.

Sensibilidad del cobre

“Hay dos dimensiones principales que podrían impactar en el precio del cobre. La primera, es que una caída de Evergrande genere una crisis financiera sistémica por las fuertes vinculaciones del sector inmobiliario con el sector financiero. La segunda es que esta crisis afecte el desarrollo del sector inmobiliario en China y con ello el consumo de materias primas como el cobre”, señala Juan Carlos Guajardo, director de la consultora Plusmining.

“A corto plazo, se generará un mayor riesgo entre los bancos comerciales, lo que puede afectar la disponibilidad de crédito. Además, es probable que otros promotores inmobiliarios tomen consciencia de las posibles implicancias de esta crisis en la política futura del gobierno en este sector y, por lo tanto, busquen reducir el apalancamiento en el corto plazo, lo que probablemente implique una desaceleración de nuevos proyectos inmobiliarios”, agrega el experto en el metal rojo.

Su opinión es compartida por Manuel Ugalde, jefe de estudios de XTB Latam, quien detalla que “los efectos directos que tendría el colapso de Evergrande en los precios del cobre se derivan de que un poco más del 50% de su consumo mundial proviene desde China, con los sectores inmobiliario y eléctrico representando más de la mitad”. En ese contexto, el analista indica que “una menor actividad en el sector inmobiliario se traducirá inmediatamente en una reducción de demanda por el commodity”.

De esta manera, sólo en la jornada de este lunes el ruido que está generando la segunda mayor inmobiliaria china ha conducido a una baja de 3,07% en el cobre, la mayor caída en un mes que deja la libra en US$ 4,148.

“Nosotros lo vemos por debajo o en torno a US$ 4 la libra, porque aún hay poca oferta de cobre. Pero es difícil que veamos los precios que vimos hace algunas semanas de alrededor de US$ 4,3. Ese escenario se aleja bastante si se llegase a complicar más la situación de esta empresa”, señala Martina Ogaz, analista de inversiones de EuroAmerica, quien también advierte por el efecto en precio de hierro, dada la participación de algunas empresas chilenas en el sector.

En la jornada de este lunes los futuros de hierro en Singapur cayeron 11,5% hasta quedar por debajo de los US$ 100 la tonelada.

“Un colapso total en Evergrande resultará en el desguace de un gran número de proyectos de construcción y eso significará una reducción significativa en la demanda de metales”, indica Malcolm Freeman, director de la corredora británica Kingdom Futures, en una nota a sus clientes citada por Reuters.